Rusia y Moscú

Marcel Blanchard. Montevideo, Marzo de 2005.

Los viajeros con gran experiencia y sensibilidad no dudan en decir, Rusia?

¡Rusia… es Rusia!

El Primer Ministro británico durante la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill, al volver de Moscú en uno de sus encuentros con Stalin exclamó:
“Rusia es un acertijo, envuelto en un misterio en el interior de un enigma”.
Los extranjeros que han tenido oportunidad de relacionarse con ese país, viviendo en él, saben perfectamente a que refería el conocido líder y estadista británico.
Se trata de un país difícil de agrupar en los grandes continentes, ya sea en Europa o en Asia. La paradoja surge del mismo territorio ruso que se extiende a lo largo de 9 usos horarios. Ocupa casi un tercio de Europa y también “es” Asia. Rusia es todo el norte del continente asiático.
El país más extenso del planeta, en donde se habla el mismo idioma, el ruso, muy cerca de la ciudad polaca donde nació e Papa Juan Pablo II y a muy pocas millas de Japón y de los EEUU.
En Asia, la cruz de Cristo esta al norte del budismo.
El  Asia Oriental , Rusia ocupa casi la mitad de norte a sur, en términos continentales, por tanto el norte Asiático participa de la Copa Europea de Fútbol (UEFA).

Esta paradoja atraviesa toda la historia de la Rusia Imperial hasta nuestros días y constituye también el par de polos opuestos del mismo espíritu ruso que se expresa siempre de manera incomprensible para los occidentales e imprevista según prime uno u el otro. En la corte de los zares se hablaba el francés y los rubios rusos son sin duda eslavos europeos que pueden encontrarse en Moscú  Vladivostok. Sin embargo  en estas mismas y lejanas ciudades siempre se encontrarán rusos decididamente asiáticos, mezclas étnicas de las más variadas tribus de las interminables estepas.

Rusia desarma siempre a quien toma contacto con ella, todos los preceptos e imágenes psicológicas, sociales, espaciales, temporales y sociales.
Rusia limita con una serie extraordinaria de países en frontera directa:
Noruega, Finlandia, Lituania, Estonia, Polonia, Bielorrusia, Ukrania, Georgia, Armenia, Azerbadzhian, Kazajstán, Mongolia, China y de manera indirecta por un estrechísimo pasillo de mar con el Japón en las Islas Kuriles y con los EEUU en el estrecho de Bering que separa el extremo noreste de Siberia con Alaska.
Este país de muchos pueblos extraños, a tenido enorme incidencia en todo el desarrollo de la historia moderna, especialmente de los últimos siglos XIX y XX.

Fue invadido en muchas ocasiones desde todas las direcciones y por las fuerzas armadas más grandes y poderosas de l mundo en su momento. Los rusos siempre finalmente vencieron a quienes entraron en sus tierras para conquistarles y reducirles y luego de vencerles,  con la gran capacidad de adaptación y pragmatismo que les caracteriza fueron tomando sin la menor vergüenza distintos logros y aspectos positivos característicos de los pueblos que les invadieron a lo largo de la historia, en los planos político, económico, industrial y cultural. Su infinita capacidad de resistencia les ha permitió derrotar y replegar hasta sus propios lugares de origen a los más duros invasores de la historia, los mogoles, los suecos, los polacos, los caballeros letones, a la Gan Armée de Napoleón y a la Wermacht de Hitler. Tabiém les permitió soportar las más despiadadas tiranías como las de Iván el Terrible y la de Stalin.

“Conmovió” al mundo en 1917, en palabras del periodista norteamericano John Reed que trabajó de corresponsal en los años de la revolución bolchevique y se encuentra enterrado en las murallas del kremlin junto con las más destacadas personalidades del régimen soviético. Sorprendió al mundo con el primer intento global en la historia de la civilización de establecer a voluntad la utopía platónica de una sociedad perfecta. Resistió la invasión de las principales potencias occidentales que buscaban derrocar el naciente estado soviético. Experimento una cruenta guerra civil y hambrunas que mataron centenares de miles de personas, millones. Llevó la peor parte en la Segunda Guerra Mundial en donde perdieron la vida cerca de 40 millones y otros tantos se estima que habían perdido la vida antes de esta por obra de Stalin.

Al comenzar la última década del SXX volvió a dejar en vilo al mundo autodisolviéndose la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas de la manera más inesperada y pacífica.

En tan sólo 15 años este pueblo supo absorber el tremendo impacto del sistema capitalista caído desde el cielo y en medio de las dificultades más extraordinarias y del desconcierto devastador a nivel social e individual de cada ser humano ha logrado un resurgimiento que pocos esperaban.
En el SXXI Rusia se ha posicionado nuevamente como un país insoslayable en la política internacional y en el equilibrio global. Su política exterior a tenido muchos puntos de coincidencia con Alemania y Francia como contrapeso al poder global de los EEUU.

La  abertura de las fronteras rusas a redibujado todo el mapa europeo y el flujo comercial.

Alemania e Italia se encuentran entre los países de mayor relación económica  y cultural con Rusia, habiendo quedado muy en el pasado las terribles rivalidades de los cruentos años de las 2 Guerras Mundiales.

Toda la historia del pasado y complejo SXX se está rescribiendo desde sus fundamentos más aceptados, en lo político, social y cultural luego de que se abrieron las fronteras de Rusia.

Un agudo historiador ruso comentaba que “en Rusia nunca se sabe lo que va a pasar ayer”. De otra parte los prejuicios de todo tipo contra este país en occidente son muy grandes y profundos y afectan a todas las capas culturales.
Rusia es quizá uno de los países históricamente más temidos y admirados, muchas veces con razón muchas veces debido  al desconocimiento más absurdo, al irracionalismo y al  manejo prolongado de los grandes medios de influencias de masas por intereses estratégicos y políticos.

Actualmente Rusia es un país totalmente abierto al extranjero, como nunca en su larga historia, y abierto para los rusos salir si desean también como nunca antes.
Poseedor de una riquísima cultura donde la belleza y lo imposible se manifiestan como una excepcional mixtura de Oriente y Occidente y con la tónica propia siempre rusa, hasta en los bellos ojos y los sorprendentes estilos de las vestimentas de sus habitantes.

Rusia, un país tan europeo para los asiáticos como asiático para los europeos. Rusia es eso: simplemente Rusia. Siempre un enigmático lugar pleno de leyendas reales o imaginarias, en donde los más avezados viajeros recuperan la infantil capacidad de admiración y experimentan la ligereza que produce desembarazarse aunque sea por unos días del peso de la estructura de juicios y prejuicios sobre lo bello y lo feo, lo que debe ser y lo que no debe ser.
Es una interminable tierra habitada por millones de seres humanos, los eslavos, aunque en el mapa solo figuren algunos puntitos aislados que denominan ciudades.
Los eslavos: un pueblo bello y extraño, producto hoy de una y mil combinaciones de las razas y tribus nómadas que habitaron desde el Ártico hasta los desiertos de rabia, desde la China y Mongolia hasta Polonia y el mar Báltico. El país que consume más Mercedes Benz del mundo y sus mujeres cantidades ingentes de cosméticos alemanes, finlandeses, israelíes e italianos, así como las mejores marcas de vestimenta del mundo. En donde una mujer de clase media de una gran ciudad aspirará a u tapado de piel para el invierno del orden de los U$S 2000 sin el menor problema, habiendo tapados de piel bien usados que alcanzan los precios de U$S 45,000  y son llevados por unos cuantos inviernos como en la época de los zares.

País de una movilidad laboral enorme y en donde la desocupación estricta no supera el 1% según algunas cifras oficiales.

Desde el punto de vista político no es más un país comunista pero está bien lejos de ser una democracia capitalista en términos orientales y probablemente nunca lo será por un complejo de factores socio-culturales y por la propia historia. Contiene sí importantísimos aspectos que hacen a una democracia y que eran imposibles de concebir tan solo 15 años atrás.